viernes, 23 de septiembre de 2016

Causas de la incontinencia urinaria



En Farmacia Moré sabemos que la incontinencia urinaria afecta a 1 de cada 4 mujeres y puede presentarse a cualquier edad, por lo que podemos pensar que nos deberían haber hablado sobre ello en el colegio...

El objetivo de nuestros riñones es limpiar la sangre de sustancias innecesarias y enviarlas a la vejiga, una bolsa muscular que puede llegar a almacenar 500ml. cuando está llena.
Cuando la vejiga se encuentra medio llena, sus nervios envían una señal a nuestro cerebro para que éste ordene la expulsión de orina mediante la uretra, la cual se mantiene cerrada gracias a los músculos del esfínter.

Principales causas de la incontinencia urinaria.
En la mayoría de los casos, la incontinencia se debe a un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico que mantienen cerrada la uretra.
Cuando éstos pierden su elasticidad, cosas normales como correr, toser o reír pueden causar pérdidas de orina.
Sin embargo, estos músculos pueden fortalecerse de nuevo.

En las mujeres, las principales causas se deben a los cambios durante el embarazo, el parto y la menopausia.



Si sufres incontinencia en nuestra farmacia encontrarás MoliCare Mobile, ropa interior absorbente indicada para severas pérdidas de orina y fecales.

jueves, 15 de septiembre de 2016

De qué color será el pelo de mi bebé



El color del pelo del bebé depende de un conjunto de reglas genéticas conocidas como las Leyes de Mendel.

Según estas reglas, el color del pelo es el resultado de la combinación de 2 pares de genes, un par de cada progenitor, los cuales, dependiendo cómo se combinen, dará como resultado un color de pelo u otro.

Hoy en Farmacia Moré te explicaremos cómo influye la genética en el color del pelo del bebé, la cual no solo influye en el color del pelo, sino también en el color de sus ojos, inteligencia y carácter.

Existen 2 tipos de genes, los dominantes y los recesivos. Los genes dominantes son más fuertes, por lo que influyen más a la hora de determinar los rasgos.

Los genes recesivos son más débiles que los anteriores, pero no están anulados. Estos genes están en el ADN, aunque no se manifiestan en su generación ni en su físico, por lo que algunas características pueden heredarse después de 2 o más generaciones.

Cada uno de nuestros rasgos viene determinado por un gen del padre y otro de la madre. Si uno de ellos es un gen dominante, el bebé adquiría el rasgo que éste gen le aporte.
Si ambos genes son recesivos, estarán en igualdad de condiciones, por lo que el bebé tendrá las mismas probabilidades de heredar un rasgo u otro.

En el caso del pelo, el pelo oscuro es el gen dominante y el claro el recesivo, por lo que si mamá tiene el pelo oscuro y no tiene antepasados con el pelo claro, y papá lo tiene rubio, seguramente el bebé nacerá con el pelo oscuro, ya que el gen de mamá, al ser el dominante, predomina sobre el de papá.
En cambio, si papá tiene el pelo marrón y alguno de sus antepasados tenia el pelo rubio, puede ser que uno de los alelos (valor de dominio que se le otorga al gen) del gen dominante contenga la carga de pelo rubio, por lo que, en este caso, puede que el bebé lo herede y su pelo sea rubio.

En el caso del cabello pelirrojo, este color no es el dominante, sino el recesivo, por lo que para que un niño nazca pelirrojo ambos progenitores deben tener este gen. Por eso hay tan pocos niños pelirrojos, es una combinación muy rara en nuestro país.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Alimentos bajos en carbohidratos



En Farmacia Moré sabemos que si queremos cuidar de nuestra salud es imprescindible llevar una alimentación lo más equilibrada y sana posible.

Las personas que tengan tendencia a ganar peso deben aprender qué alimentos son los mejores para evitar ganar peso, además de hacer ejercicio de manera regular.

El exceso de carbohidratos es algo que debes evitar tanto si quieres tener una correcta alimentación como si lo que quieres es perder algunos kilos, por ello hoy en nuestro blog queremos que conozcas algunos alimentos bajos en carbohidratos para que los incluyas en tu dieta, haciendo que tus menús sean mucho más saludables.

Verduras.
Las verduras son una fuente básica de alimento ya que nos ofrecen grandes cantidades de vitaminas y nutrientes, necesarios para que nuestro organismo se mantenga en perfectas condiciones.
Aunque todas las verduras contengan hidratos de carbono, la mayoría de ellas tienen un nivel muy bajo de carbohidratos, por lo que son perfectas para nuestra dieta.
Aquí tienes una lista de los carbohidratos que contienen algunas verduras:
-Espárragos: 2 gramos de carbohidratos de cada 100 de espárragos.
-Champiñones: 3 gramos de carbohidratos de cada 100 de champiñones.
-Espinacas: 3,6 gramos de carbohidratos por cada 100.
-Rábanos: 3,4 gramos por cada 100.
-Tomates: 4 gramos por cada 100.
-Pepino: 4 gramos por cada 100.
-Coliflor: 5 gramos por cada 100.
-Berenjenas: 6 gramos por cada 100.
-Pimiento morrón: 6 gramos por cada 100.
-Judías verdes: 7 gramos por cada 100.
-Puerros: 14 gramos por cada 100.
-Coles de Bruselas: 7 gramos por cada 100.
-Cebolla: 9 gramos por cada 100.
--Brócoli: 7 gramos por cada 100.

Sobre todo, debemos evitar los tubérculos, como los boniatos o las patatas, ya que sí contienen una gran cantidad de carbohidratos.

Semillas y frutos secos.
Las semillas y los frutos secos tienen muchos nutrientes necesarios para nuestro organismo, por ello es bueno incluirlos en nuestras comidas diarias, pero únicamente aquellos que nos aporten menos cantidad de hidratos de carbono, los cuales son:
-Cacahuetes: 16 gramos de cada 100.
-Nueces: 21 gramos de cada 100.
-Almendras: 22 gramos de cada 100.
-Semillas de chía: 42 gramos de cada 100.

Frutas.
Todas las frutas, al igual que las verduras, tienen carbohidratos, incluso más que las verduras.
Pero muchas de ellas tienen bajos niveles, como las naranjas, los kiwis, las peras, cerezas, manzanas, albaricoques, melocotones, aguacates o fresas.

miércoles, 31 de agosto de 2016

¿Aumenta el chocolate el colesterol?



En Farmacia Moré sabemos que para muchos de nosotros, el chocolate es un vicio irrenunciable en la vida. Puede que podamos pasar por alto muchas cosas, pero cuando hablamos de este delicioso manjar, la cosa cambia...

Cuando éramos pequeños podíamos comer y comer sin problemas, no había nada de lo que preocuparse, pero, cuando los años pasan, tenemos que renunciar cada vez a más cosas, sobre todo cuando tenemos el maldito colesterol.

Cuando tenemos colesterol tenemos que renunciar, o al menos moderar la ingesta de los alimentos que más nos satisfacen, por lo que es normal preguntarse si el chocolate sube o no el colesterol.

Es normal que mucha gente piense que el chocolate sube el colesterol, pero como la lógica no siempre tiene la razón, vamos a analizar qué contiene el chocolate y en qué manera afecta a nuestro cuerpo.

Por cada 100 gr de chocolate, ingerimos unas 500 calorías, de las cuales un 35% son grasas. De ellas, un tercio son ácidos esteáricos, lo cual nos aporta grandes beneficios en la regulación del colesterol en nuestro organismo.
Uno de los otros dos tercios de grasas es el mismo ácido que encontramos en el aceite de oliva, el cual disminuye los niveles de LDL (el colesterol malo), el colesterol que nuestro organismo no es capaz de eliminar y se acumula en las arterias.

Si tenemos en cuenta todo esto, podemos decir que el chocolate es bueno para el colesterol.

Pero, como puedes imaginar, aunque este delicioso alimento sea bueno para el colesterol, debemos tener en cuenta algunos matices antes de hincharnos a comer. Para hacer chocolate, se mezclan 3 productos: la pasta de cacao, la manteca de cacao y azúcar.

Podemos encontrar el chocolate en varias formas, variando las recetas e incluso con fruta, frutos secos o alcohol, por ello no todos los chocolates son buenos para el colesterol, ya que algunas variedades pueden aumentar los niveles de grasa en sangre.

También debemos tener en cuenta su mezcla, sobre todo la cantidad de azúcar que contiene. Debemos escoger siempre los chocolates que contengan una mayor cantidad de cacao, superior al 70%, cuanto más negro sea el chocolate, mejor.

viernes, 26 de agosto de 2016

¿Te falta serotonina?



En Farmacia Moré sabemos que nuestro cerebro es complejo y sabio, en él todo está conectado y nada ocurre por casualidad.

Nuestro cuerpo se encarga de producir sustancias químicas que funcionan como neurotransmisores, es decir, se encargan de enviar información a nuestro cerebro para poder realizar tareas básicas.

La serotonina es una de estas hormonas, la cual se encarga de mantener nuestro estado de ánimo equilibrado. El estrés, el humor, el sueño o incluso el apetito es regulado por esta hormona, por ello es importante saber si tenemos un déficit de éste químico en nuestro organismo para poder evitar trastornos como la ansiedad o la depresión.

La serotonina, como hemos dicho, es una hormona que se produce a través de una conversación bioquímica de nuestro organismo. Esta reacción se produce en los intestinos y el cerebro, en la cual participan el triptófano y el triptófano hidroxilasa, lo cual da lugar a la sustancia que, comúnmente conocemos como serotonina.

Como todo neurotransmisor, la serotonina influye directamente e indirectamente a la mayoría de nuestras células, aunque, particularmente, estas son las áreas en las que más actúa esta hormona:

-Regula los movimientos del tracto gastrointestinal, afectando al apetito.
-Protege nuestros intestinos cuando comemos algo tóxico o irritante, estimulando el vómito para expulsar los elementos dañinos de nuestro organismo.
-Reduce el flujo de sangre y contribuye a la creación de coágulos.

Pero si la serotonina destaca sobre algo es por desarrollar su función más conocida: regular nuestro estado de ánimo.
Esta hormona juega un papel muy importante en nuestro cerebro ya que equilibra la ansiedad, el humor, la felicidad y la depresión.

Tener bajos los niveles de serotonina pueden impactar, principalmente, a las actividades cerebrales afectando a casi todas las funciones de nuestro cuerpo desde la reducción de apetito hasta el equilibrio anímico.
Pero uno de los problemas más comunes que puede causar el déficit de serotonina es el dolor crónico como la fibromalgia, las migrañas o la depresión.

Detectar el déficit de serotonina es complicado, pero existe una gran variedad de síntomas que pueden experimentar aquellas personas que tengan bajos los niveles de ésta hormona, casi todos ellos relacionados con trastornos emocionales generalmente graves.
Estos trastornos se refieren a depresión, falta de control, desorden obsesivo compulsivo, inquietud, sentimientos de culpa graves, ansiedad o apatía, aunque, en algunos casos también pueden aparecer confusiones, trastornos del sueño, pérdida de apetito, dolor muscular o pérdida de memoria.

Tener bajos los niveles de serotonina no es ninguna casualidad. Esta hormona puede agotarse por llevar una dieta deficiente, ya que, como hemos comentado, uno de los componentes que forman esta hormona es el triptófano, el cual se encuentra en las proteínas por lo que se debe consumir una buena cantidad de proteínas como los productos lácteos, la carne, las nueces y algunas verduras.

viernes, 5 de agosto de 2016

Alimentos para subir las plaquetas



En Farmacia Moré sabemos que las plaquetas en nuestro organismo tienen una función fundamental ya que forman parte del proceso de coagulación de la sangre.

Un conteo normal de plaquetas va de 150.000 a 450.000 plaquetas, pero algunas patologías pueden hacer que estos niveles desciendan ocasionando una hemorragia interna.
Un conteo bajo de plaquetas es algo muy serio que requiere supervisión médica, pero podemos encontrar en algunos alimentos una ayuda extra para que el número de plaquetas sea mayor.

Un bajo número de plaquetas puede deberse a graves infecciones o a enfermedades como el dengue, patologías del bazo, deficiencia de vitamina K, anemia hemolítica o a enfermedades más graves como la leucemia o a causa de un tratamiento de quimioterapia.
Sea cual sea la causa del bajo número de plaquetas es importante mantener esta situación controlada y tratar, en la medida de lo posible, de subir el conteo.

En casos graves como la leucemia estos alimentos no aportarán un gran cambio, pero en casos como el dengue, anemia u otro tipo de infecciones pueden ayudar notablemente.

Ante un descenso de plaquetas es necesario consumir alimentos que posean un alto contenido de vitaminas y minerales, las cuales ayudarán a que nuestro cuerpo genere más trombocitos para recuperar así la salud.
Debemos reducir el consumo de comida basura, bollería y dulces y aumentar el de frutas y verduras.

En casos de anemia se debe aumentar el consumo de hierro rápidamente, ya que las plaquetas bajas ocasionan somnolencia y fatiga. En este caso debemos incluir en la dieta alimentos como espinacas, canónigos, pimiento rojo, lentejas, hígado y guabaya.

La remolacha, la zanahoria y el apio son conocidos por sus propiedades para subir el número de plaquetas.
La mejor manera de consumirlos es crudos para obtener al máximo sus vitaminas, en cambio, en personas que sufran infecciones graves o dengue, cuando los pacientes están muy débiles, la mejor manera de tomar estas verduras es en caldo o en crema.

viernes, 29 de julio de 2016

¿Por qué elevar el mobiliario?



¿Te sientas adecuadamente en el ordenador, mesa, escritorio, etc?

En Farmacia Moré sabemos de la importancia de una buena postura, sobre todo para evitar posibles problemas de espalda, caderas, cuello o incluso piernas.

Por ello, sabemos que la forma más correcta de usar una silla, sobre todo si vas a trabajar en ella, como por ejemplo la de un despacho, es procurar que las caderas no estén más bajas que las rodillas como ocurriría en esta imagen:


¿A que muchos se sienten identificados con el dibujo de más a la izquierda?

Pues todos los que os sentéis de esa forma debéis corregirlo ya que a la larga puede dar problemas de espalda.

La forma correcta de sentarse es procurar que las rodillas no estén más altas que las caderas para evitar luxaciones, y en nuestra farmacia y ortopedia recomendamos un elemento conocido como cono elevador:


¿Qué hace esto?

Estos conos los podemos usar en nuestra silla del despacho o en el lugar donde solamos estar sentados durante más tiempo, y es una forma ideal para conseguir que nuestro cuerpo adopte la postura perfecta  al sentarnos y además minimice el riesgo de caída por deslizamiento hacia adelante (similar al efecto submarino que sucedería en un automóvil, que por no ir bien sentado ante un accidente podríamos deslizarnos bajo la banda abdominal del cinturón de seguridad).